UNA MALA GESTIÓN DE LOS RAEE TRAE RESULTADOS NEGATIVOS


RESIDUOS CONTAMINANTES


¿DÓNDE TERMINA LA BASURA ELECTRÓNICA?


¿QUÉ RESIDUOS SON MÁS CONTAMINANTES?

Todos los RAEE contaminan si no son segregados selectivamente y tratados adecuadamente en instalaciones autorizadas para su descontaminación y valorización.
Los RAEE correctamente tratados no representan una amenaza para el medio ambiente. En general, la mayoría de los materiales que contienen estos equipos son reutilizables y/o reciclables. Los problemas aparecen cuando no se toman las precauciones debidas. Dentro de los aparatos están confinados posibles componentes tóxicos y sólo mediante una liberación química o física llegan a contaminar el ambiente.
La situación se soluciona con una correcta gestión: no deben ser arrojados con los residuos domiciliarios comunes y corresponde acercarlos a los lugares donde reciben el tratamiento adecuado. Sin embargo, estas acciones no se realizan con frecuencia. Se carece de una gestión adecuada de la basura electrónica y por este motivo se ven afectados el medio ambiente y nuestra salud.
La mayoría de los aparatos termina en rellenos sanitarios, siendo incinerados o arrojados a basurales a cielo abierto. Allí es donde comienzan los problemas, debido a que las sustancias tóxicas pueden llegar a afectar recursos como el suelo, el aire y el agua. Dependiendo de las condiciones, estas pueden ser lixiviadas a la tierra o liberadas a la atmósfera en procesos de mala incineración y sumado a esto, pueden producir y liberar furanos y dioxinas.
El impacto, en cualquier caso, recae en el medio ambiente y en las comunidades vecinas. Por lo general, las sustancias penetran en los mantos acuíferos de las zonas aledañas, contaminan los suelos y polucionan el aire de las ciudades. Incluso, si los productos permanecen almacenados en los hogares generan un efecto indirecto en el medio ambiente, por contener metales importantes que pueden ser reciclados. En consecuencia, se genera mayor contaminación por la necesidad de extraer grandes cantidades de estos metales. Cabe, destacar el mayor impacto de un inadecuado tratamiento de los equipos de frío (frigoríficos, congeladores, aires acondicionado, etc.), de los televisores y monitores y de las lámparas (fluorescentes, compactas, de bajo consumo, etc.) Los residuos citados anteriormente, en determinados casos, contienen mercurio, plomo, etc.
No olvide que las pilas, baterías y acumuladores también son residuos contaminantes y que deben ser también segregados.

Almi International © 2015 - Todos los Derechos Reservados